BENEFICIOS DE LA QUINOA



Es hora de probar cositas nuevas y comer algo sano, pero sin excesos, que la cultura pintxo - cervecita la llevamos en la sangre. Hoy os dejamos un nuevo descubrimiento, la quinoa. Descubrid parte de sus propiedades y algunos consejos de como cocinarla. 


La QUINOA es uno de los alimentos más sanos que podemos encontrar en el mercado, ya que nos aporta la mayor parte de sus calorías en forma de hidratos de carbono complejos y además contiene un buen porcentaje de grasas insaturadas y proteínas.


La quinoa no es más que una semilla, pero con características únicas al poder consumirse como un cereal, por eso, la llamamos también pseudocereal. Como tal, la quinoa provee la mayor parte de sus calorías en forma de hidratos complejos, pero también aporta cerca de 16 gramos de proteínas por cada 100 gramos y ofrece alrededor de 6 gramos de grasas en igual cantidad de alimento. Si comparamos la quinoa con la mayor parte de los cereales, ésta contiene muchas más proteínas y grasas, aunque éstas últimas son en su mayoría insaturadas, destacándose la presencia de ácidos omega 6 y omega 3.


Respecto al aporte calórico, la quinoa es semejante o levemente superior a un cereal, pues contiene menor cantidad de hidratos. Tiene todos los aminoácidos esenciales y además los posee de tal forma que son fácilmente digeribles por lo que el cuerpo los aprovecha mejor. Pero eso no es todo, al consumir quinoa aportamos al organismo el 20% de la fibra que necesitamos al día y además esta fibra provoca una rápida sensación de saciedad, por lo que es perfecta para ayudar a las personas que quieren bajar de peso.


Si nos referimos a los micronutrientes, en la quinoa destaca el contenido de potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zincentre los minerales, mientras que también ofrece vitaminas del complejo B en cantidades apreciables y vitamina E con función antioxidante.


CONSEJOS DE PREPARACIÓN


1. Lava la quinoa antes de cocerla. Este paso es necesario para eliminar la parte exterior de algunas variedades de quinoa que la amargan al cocinarla.

2. Verter la quinoa lavada y escurrida en un bol con abundante agua hirviendo. En lugar de calcular dos partes de agua por cada parte de quinoa nosotras echamos abundante agua y luego escurrimos la quinoa, eliminando el agua sobrante.

3. Hay que tener cuidado con no cocerla demasiado, ya que se queda pastosa. Normalmente suele tardar 15 o 20 minutos.


Fotos: vía Pinterest


¿Te ha gustado? Ahora es el momento de dejar un comentario y compartir con todos nosotros todo lo que opinas. Y por supuesto no olvides compartir este artículo con tus seguidores de Facebook, Twitter y Google+ :)

Escribir comentario

Comentarios: 0